91 AÑOS DE RUBÉN DRI

Bergoglio, el oro de la Iglesia, Marx, la UBA, Méjico, la Pascua, las Madres, el MTP, los Curas tercermundistas, en una entrevista a fondo con Rubén Dri, el Profesor Emérito, en exclusiva con www.purochamuyo / Cuadernos de Crisis

Rubén Dri nació en agosto de 1929, en la Colonia Bizcocho, un pueblito a 5 leguas de Federación, en la provincia de Entre Ríos. Toda una zona que quedó bajo las aguas de la represa de Salto Grande.

“Yo pude salir de ahí porque existe algo como la iglesia Católica, que anda pescando gente, y mi familia era muy religiosa, inmigrante italiana de la provincia de Udine, del norte de Italia. Una madre que quería tener un hijo cura, ¡o todos los hijos curas! Y también yo, que tenía muchas ganas de estudiar...tiene que ver con el contexto. Y de hecho de chico, los salesianos me agarraron y ahí hice toda la carrera”.

EL PERONISMO DE BASE

“Mi carrera la hice con los salesianos, y hasta estudié mi Teología en Italia, de donde vuelvo con mi Licenciatura en Teología. En ese momento tengo una crisis con la manera de encarar todo el trabajo político-eclesiástico salesiano, y salgo de la orden. En Resistencia comienzo a hacer mi carrera de Filosofía en la Universidad del Nordeste y ahí, un año después aproximadamente, me ordeno de cura, y ahí ya es otra historia, una historia muy variada. Fueron quince años de militancia fuerte eclesiástico-política, yo reestructuro mi vida...en la década del sesenta, desde 1960 al ‘74. Momento caliente, social, político.

De Resistencia escapé de la represión, y tuve que entrar en la clandestinidad: No puedo estar -ni pude volver- a Resistencia hasta diez años después. Mis compañeros casi todos caen,nos salvamos tres. De hecho era un grupo chico. ¡Todavía no estaba la dictadura militar, eh! Pero estaban los Comandos de Organización, la Triple A, y todo eso. Incluso yo estaba armado en ese momento. Bueno, yo estaba armado es una forma de decir porque...Yo milito en la JP, en el peronismo de Base con Rodolfo Ortega Peña. En ese momento viene la ruptura, viene Montoneros...mucho vértigo. En Buenos Aires seguí militando desde la clandestinidad durante dos años, y cuando vino la dictadura de Videla pude escapar a Méjico.

“Un compañero hizo un estudio muy interesante de esos quince años. Y surge el libro Encrucijadas. Historia del movimiento tercermundista en la diócesis de Resistencia”.

La Resolución Nº 240, declaró de interés legislativo y provincial la presentación del libro “La encrucijada. Historia del Movimiento Tercermundista en la Diócesis de Resistencia”, en Resistencia, Chaco.

* * *

EL EXILIO, MÉXICO Y GORRIARÁN MERLO

“En Méjico me inserté en la vida universitaria y en la del cristianismo de base. Méjico era otra realidad. Fue un exilio de mucha militancia, de mucha actividad; yo era al mismo tiempo profesor universitario. Estaba en la UNAM, en la Unidad de Acatlán, daba filosofía en las carreras de Ciencias Sociales. Y ahí también había internas… La militancia argentina es complicada pero la mejicana, más. Las internas políticas mejicanas son tremendas. Todo era PRI, pero en un momento no sabías dónde estabas metido. Como no las conocías bien, estabas trabajando tranquilamente en la Universidad y de un momento a otro quedabas culo al aire. En un momento hubo una razzia contra los militantes argentinos, chilenos y no recuerdo si había uruguayos también. ¡Nos estaban quitando las cátedras! A mí me dejaron una sola. De hecho, me echaban, imposible vivir con esa única cátedra.

Y ahí me conecto con un compañero, ex cura, también, de la Universidad Autónoma Metropolitana, la UAM, y entro por concurso. Es mi etapa mejor allí, porque estaba legalizado completamente. Estuve dos años y pico más ahí, en la UAM. Si yo hubiese querido, ya me hubiera podido quedar. Pero yo quería volver al país. Volví a Méjico muchas veces, todos los años hasta que estalló la pandemia volví: tenía un Seminario en la UNAM de filosofía hegeliana. También di conferencias sobre cristianismo. Ahora ya decidí no renovar mi consultoría en la UNAM.

Y luego otras circunstancias. Yo estuve muy metido el MTP, del Movimiento Todos por la Patria. Un año antes de que Gorriarán hiciese lo que hizo, yo me había desligado completamente y eso me salvó. Pero la verdad es que estuve muy, muy metido. Surge en la época de Alfonsín. Es algo que Gorriarán lo tenía pensado antes. ¡Si yo estaba en Méjico y me invitaron para un encuentro, un reencuentro, en Nicaragua, y yo fui!. Tuvimos una reunión, no con Gorriarán, pero sí era él que lo estaba impulsando, y yo ahí sentí que algo no…, no estaba funcionando, que algo no andaba, y no me integré a ese proyecto.

Pero cuando termina la dictadura militar acá, ahí me reenganchan de otra manera. Y cuando yo descubro que está Gorriarán, yo ya estoy metido. ¡Pude hablar con Gorriarán! Es que yo estaba con unas ganas bárbaras de hacer, de militar. Y me enganché en serio, y cuando descubro lo que pasaba realmente, es cuando di el portazo. Extraño a muchos compañeros del MTP. De todos los vaivenes de mi vida, es la experiencia que hubiera preferido que no me hubiese tocado...una experiencia muy, muy mala. No porque uno se sobrevalore, pero yo vengo con toda mi historia, y donde hay compromisos que son claros entre compañeros. Y viví la traición. Donde se te ocultan las cosas. Donde vos tenés que descubrir finalmente qué es lo que está pasando. Una experiencia negativa, de cuando uno asume compromisos muy serios, sabe lo que se está jugando, pero no advierte todavía que se está jugando algo grave por lo que estás enfrentando, sino que en tus mismos compañeros hay otro proyecto en el cual vos no entrás. Cuando descubrí eso, se me vino nuevamente el mundo abajo. Ahí es cuando tengo que repensar todo, y a la vez salvar a compañeros, ¡advertirles!. No se puede decir que salí bien de ahí. Salí mal, pero pude zafar de algo muy grave. Lo de La Tablada fue un delirio total”.


Rubén Dri - 2021

BERGOGLIO Y EL PODER

Yo a Bergoglio no lo conocía en los sesenta o setenta. De hecho, cuando el cardenal Quarracino lo trae a Jorge Bergoglio a Buenos Aires, Bergoglio estaba en el exilio. Los jesuitas, su congregación, lo exilian en Córdoba. El estaba en contra de la Teología de la Liberación, e hizo una limpieza acá. Eso provoca su exilio; él pierde poder y se va a Córdoba, que termina siendo un ostracismo. Mi concepto de él y su actuación en esa etapa, es el que sigo sosteniendo ahora: un hombre con una concepción de poder muy fuerte, y que además, ama el poder. ¡Ama el poder! Y esto tiene que ver con su llegada al papado. Como Papa él puede desarrollar plenamente su concepción de poder, y en eso está implicado el sentido de la vida que él tiene, y lo está haciendo de una manera que nadie podría siquiera sospechar, porque si me hubiesen preguntado sobre Bergoglio antes de que asumiese, yo, realmente, lo hubiera condenado de arriba abajo.

Cuando Quarracino lo trae a la diócesis de Buenos Aires, y ya estaban las Madres y Hebe de Bonafini, la actividad de Jorge Bergoglio es opaca, y no solo. ¡El quedó al frente de la Catedral cuando muere Quarracino, está en la Plaza de Mayo y jamás se conectó con el movimiento de Madres y Abuelas! Y de repente, cuando llega al papado, cambia completamente todo. Me lo preguntan ahora, 8 años después de su asunción como Papa, y digo que Francisco es, tal vez, el hombre más importante que podemos tener si queremos que este mundo sea algo mejor. Porque está desarrollando ampliamente sus capacidades, su capacidad de conducción política. Como pontífice recibió a Estela de Carlotto, autorizó la apertura de los archivos que tiene la iglesia sobre la dictadura, y hasta a Hebe de Bonafini recibió. ¡Pidió disculpas a los pueblos originarios por los crímenes de la iglesia y la Santa Inquisición!.



BERGOGLIO Y EL CAPITALISMO

Trabajé sobre su última encíclica Fratelli Tutti, que me parece muy luminosa. Tanto que me sorprende que venga de él. Ese romper con los círculos dogmáticos...romperlos sin romperlos, sin hacerlo explícitamente, pero de hecho lo hace. En cuanto a la última gira a Irak, donde se entrevistó con el alto líder chiita, creo que Bergoglio está jugando un papel fundamental en su conexión con determinados dirigentes. Esa foto de él sentado, con humildad, visitando a otro líder de su mismo rango pero de otra religión, uno de blanco y el otro de negro...admiro la capacidad enorme que tiene para manejarse a niveles muy altos, estratégicamente, sabiendo lo que quiere. ¡No tengo críticas! O las puedo tener, pero no son sustanciales en este momento que él es Papa. Y tampoco me interesa que se haga un estudio ahora para criticar a un sujeto que está cumpliendo un papel semejante, porque yo creo que la cosa va por ahí. Eso no significa que me haga el idiota y me vaya a olvidar de otras cosas. Ahora, ¿lo hace así porque cree interiormente que es así, o porque él ve que estos son los grandes ideales, los grandes objetivos de la humanidad en este momento? Yo creo que Bergoglio está jugando en ese sentido. Y hay ciertas cosas que no las va a rever.

El libro que escribí, que es sobre las ‘dos iglesias’ (Las dos iglesias: la profética y la sacerdotal, Editorial Biblos, 2017), el último capítulo hay una crítica a Bergoglio. ¡Ahí todavía hay una crítica al Bergoglio que no ayudó en su momento a las Madres, etc! Pero ese capítulo es un punto y aparte. A veces los hombres de estas capacidades, requieren que pisen algunas flores, ¿no? Reitero; es un hombre de gran capacidad, y complejidad. No quiero menoscabar nada de lo que está haciendo, que es sustancial. ¿Me queda un bache? Sí, me queda un bache. La historia después dirá. Ahora hay que ser inteligentes.

Creo sí, que Bergoglio ama el poder. Pero no es un simple instrumento, no. Su identidad tiene que ver con el poder, su realización como sujeto tiene que ver con el poder. ¡Es un líder! Pero ese poder lo está manejando de una manera que a mí me interesa. Lo mismo podría decir de Perón. Tengo muchas críticas, pero sin Perón es imposible entender nuestra historia...sin ningún ánimo de compararlos.


A la pregunta de si es un buen pastor respondo que sí, él es un buen pastor. Es hoy un buen cristiano. Sin duda. Eso, naturalmente, trae otro tipo de complejidades para quienes tenemos una convicción cristiana muy profunda. Por ejemplo, pregunto ¿es humilde Bergoglio? Porque un cristiano inmediatamente plantea eso. Yo creo que no, que él ama el poder, pero lo maneja para hacer, no para sí. El no se puede entender a sí mismo sin el poder. El poder no se comió a Bergoglio, y eso hace más difícil poderlo interpretar. ¡Podría ser un Hitler, porque él quiere el poder! Pero no, maneja el poder para un mundo mejor. Y naturalmente tiene que entrar en conflicto, porque ese mundo mejor no se consigue simplemente plantando flores, sino también pisoteando.

Peregrina

"Es, en los últimos 50 años, el único papa que habló en contra del capitalismo. El único después de Paulo VI. ¡Pero es otro contexto! Y viene después del Papa polaco que si algo no hizo fue hablar en contra del capitalismo. Bergoglio es un sujeto de esos que aparecen cada tanto, que tienen una capacidad superior, un liderazgo de una dimensión realmente inmensa porque se mete en grandes contradicciones y sale indemne.

He trabajado y expuesto sobre las encíclicas. El da mensajes para poder reinterpretarnos en este mundo que nos ha tocado. Trato de dejar claro mi concepto: si queremos hablar de Bergoglio no vamos a hablar de un sujeto donde todo son bondades. ¡El se mete con la mierda! Y de ahí sale lo mejor que pueda salir. Lo mejor posible. Y por lo tanto, tiene ese nivel de contradicción”.


Hero - instalación

LA IGLESIA CATÓLICA, UNA MÁS ENTRE LAS IGLESIAS

“El catolicismo se constituyó como el ‘fiel de la balanza’ durante siglos. Y lo que no respondía a esos cánones, era de un modo o de otro, herejía. La Iglesia sigue teniendo sus dogmas, y sus principios, y Francisco sigue siendo su cabeza. ¿qué pasa cuando él decide que la iglesia Católica es una más, que está a la par, entre las iglesias ortodoxa rusa, armenia, griega, líderes religiosos hindúes, y recientemente con los chiítas? ¿qué cambia en la institución cuando los católicos se han considerado el bien y los demás no?

Ese es un paso enorme, enorme. En ese sentido hay una innovación muy profunda. Con contradicciones, evidentemente, pero creo que eso es un antes y un después. Porque hasta ahora las religiones eran tener cada una la absoluta verdad, y era imposible el entendimiento para proyectos comunes, y lo que se está logrando, lo que estamos viendo, desde distintas religiones, es que se están abriendo los espacios para los proyectos comunes. Lo que se está recuperando es lo esencial de la religión, que no puede ser otra cosa que lo esencial de lo humano.

Por supuesto que todavía falta romper muchas cosas, pero con Bergoglio se están rompiendo muchas cosas. Con lo que no va a romper es con el dogmatismo que viene de arriba. Para él el sacerdocio es algo para los varones, es cosa de machos...Jesús instituyó el sacerdocio, teóricamente; está la Inmaculada concepción del Virgen María, también. Esas son construcciones históricas. Para él no va a poner eso en debate. Bergoglio considera que María es la madre de Dios y eso es lo máximo que puede hacer una mujer, que puede ser un ser humano. ¡Claro que me gustaría ver a mi mujer sacerdotisa!, para decirlo de alguna manera. Interpreto que lo hace políticamente, o sea, que no avanza más allá en ciertas verdades que podrían entorpecer lo que sería un avance fundamental. ¿Pero, qué sería un avance fundamental? Que las religiones puedan encontrarse sin que sus dogmáticas produzcan determinados choques que hacen imposibles los proyectos comunes. Y yo creo que esa es la orientación que le imprime Bergoglio. A mí no me interesa cuestionar la virginidad de María, no es ese el debate, y al Papa tampoco le interesa. A Bergoglio lo que más le interesa es que los dogmas no sean obstáculos para proyectos comunes. Eso”.


Via Crucis 2020

LA SOLEDAD DEL PAPA EN LA PASCUA

“Una Plaza San Pedro vacía es impresionante. Pero creo que frente a la pandemia él no puede trasponer los límites que marca toda esta época. No dudo que a él le agradaría enormemente tener una multitud, porque ese es un paso que ha dado. Al fin de cuentas, ante tanto ‘rebelde y negacionista’ de la pandemia, Bergoglio colabora no convocando a San Pedro, aunque sí, le gustaría reunir a la comunidad. Pero es claro que no quiere que le reclamen contagios por la Pascua.

* * *

"Si hoy me encontrara con Bergoglio le hablaría de la Teología de la Liberación. Creo que ahí hay ámbitos muy grandes de encuentros, hoy. En los grandes temas, sea el feminismo, de los pueblos originarios. Hay algunos temas que él pone en sus encíclicas que hay que elaborar, que tienen que ser repensados. Le diría que estamos esperanzados en que siga este camino. Sería súper que él, antes de retirarse o jubilarse, consagrara la posibilidad de que las mujeres lleguen a obispo en la jerarquía católica, como hay en otras religiones, pero me da la impresión que él no dará ese paso. Hasta ahí no. Ese es un límite absoluto. Igualmente, con los pasos que ha dado, que eran impensables, queda abierto el horizonte.

Hace unos años, decir ‘yo fui cura pero no lo quiero ser, no lo seré, no me interesa’, era imposible. Era como si te esperaran los fuegos del infierno. Pero estamos cerca de 2025...”


LA IGLESIA REPLETA DE ORO

“Bergoglio ha dado múltiples signos y mensajes de austeridad. Se entienden las críticas a las iglesias llenas de oro, cuando la mayoría de la gente vive en la pobreza. Pero una cosa es su mensaje, y otra muy distinta es que lo pueda transmitir a la estructura de la Iglesia. De hecho no puede achacársele a él que no fuera austero cuando estaba acá en Buenos Aires. Ahora resalta porque ese mensaje lo da como Papa. Pero sí: basta ver Santa María Mayor tapizado todo su techo con el oro llevado desde América.

Ahora, me pregunto ¿qué va a hacer? El incluso puede pedir perdón por eso. Pero el límite está puesto en la estructura de la Iglesia, es decir, que eso significaría romper con toda la figura de los cardenales y todo eso, que requiere mucho dinero. ¡Debería romper esa estructura y me parece que es imposible que lo haga! O mejor dicho, para eso hace falta todo un proceso, para el cual Bergoglio da determinados pasos. El mismo, viviendo en Santa Marta, no en el Vaticano, da un mensaje de pobreza, pero requiere de un trabajo ciclópeo en la iglesia mundial que está impregnada de una majestad, que tiene que mostrar vestidos, edificios, etc. Creo que está sembrando para un futuro, pero tiene límites muy grandes en este momento.

Tengo bien claro que la Iglesia Católica es uno de los mayores terratenientes del mundo, pero insisto, eso requiere una transformación muy profunda.

Para la Iglesia los medios materiales son muy importantes; cada uno de nosotros cree que para poder hacer ciertas transformaciones son indispensables los medios materiales, pero ellos mismos te llevan a una acumulación, y una vez que uno está en esa acumulación, es muy difícil salir. La Iglesia es una acumuladora de bienes materiales, sea dinero, oro, tierras. La fe profunda del cristianismo tiene que ser que incluso sin esos medios se puedan producir las transformaciones.



"Por eso sostengo que hay una distancia abismal entre esa iglesia y la Teología de la Liberación. Los curas del Tercer Mundo han sido, son, no solo un ejemplo sino una semilla que es capaz de producir transformaciones a través de convicciones profundas, y eso va en contra de la acumulación. Ellos sí lo son, y creo que Bergoglio va en esa dirección, pero no se le puede pedir una transformación semejante a él solo.

Este Papa recibió a los curas de la opción por los pobres, no los ignora. Y debo reiterar que él no estuvo con nosotros en el momento más álgido de la lucha, los años sesenta y setenta. ¡El estuvo en contra! Pero tengo el convencimiento de que muchas de las cosas que nosotros hacíamos, él las comparte. Pero no comparte que se hagan desde abajo; para él falta el control. Por ejemplo, él siendo cardenal estaba absolutamente en contra de la homosexualidad, y resulta que siendo Papa él puede tener más libertad, porque lo hace desde arriba, hay una concepción de poder en él, que impregna todo su accionar. Y eso le poner límites. Traduciendo esto a un lenguaje de pasillo universitario, a Bergoglio no le interesa lo asambleario aunque acuerde con el tema, le interesa lo super-estructural.

Casi diría que no está en contra de lo asambleario, siempre que dependa de lo super-estructural. Por eso, él puede ser un devoto de Francisco de Asís, pero Francisco de Asís a su vez depende de una organización, que es la Iglesia, que le pone límites. Bergoglio no es un contrarrevolucionario, pero no es un revolucionario”.


Foto: Yara Nardi - 2020

LOS CURAS POR EL TERCER MUNDO, HOY

Hay que distinguir entre los Curas para el Tercer Mundo y los Curas Villeros. Son dos concepciones diferentes. Los Curas Villeros son los que están más en la línea de Bergoglio, ellos tienen un mensaje de la pobreza, pero que tiene los límites, a su vez, de la autoridad eclesiástica: ellos no traspasan esa autoridad. En cambio los Curas de la Opción por los pobres son, de alguna manera, la continuación de los Curas tercermundistas en cuanto a un mensaje, a una concepción, pero obviamente diferentes porque responden a otro momento histórico. Nosotros, en su momento, teníamos una participación política visible, cosa que no la tienen ellos hoy. ¡Porque el contexto ha cambiado!

En aquel entonces representábamos, incluso estructuralmente a la Iglesia, y hoy ellos expresan un cuestionamiento radical a la acción de la Iglesia, pero lo hacen en la práctica, y en ese sentido tienen más libertad que la que teníamos nosotros. Ellos se liberan bastante de determinados límites teológicos, que nos ponían límites a los curas de poder interpretar el Evangelio, y expresan un avance muy profundo. No se ve su acción, pero ocurre. Nuestra acción en aquel momento se veía más, pero son momentos distintos. Ellos expresan una mandación mayor que la que teníamos nosotros unas décadas atrás. Ellos tienen más libertad, nosotros fuimos más disruptivos porque también lo expresábamos a nivel político”.

LA IGLESIA Y LA EDUCACIÓN

La educación debería ser laica, en eso estoy absolutamente de acuerdo, pero que deba ser laica no significa que deba ser anti-cristiana. O sea, el camino de liberación en el cristianismo lleva a una concepción laica, en el sentido de que no debe haber una estructura religiosa que esté por arriba de lo que debiera ser el accionar común en cuanto a educación, en cuanto a práctica, que haga el pueblo. Y esa práctica tiene que estar libre de toda estructura religiosa. Si vamos a practicar el cristianismo en profundidad, en sus mismas raíces, nos vamos a dar cuenta de que la organización tiene que ser laica. ¿Por qué? Porque, si no, tendríamos determinadas concepciones religiosas que imponen, desde arriba, determinados comportamientos a la sociedad, y como tenemos concepciones distintas, esas mismas concepciones van a entorpecer la liberación de la sociedad. Entonces...yo creo que el cristianismo vivido en profundidad termina siendo una concepción social y política laica. Los valores religiosos tienen que ser valores profundamente humanos. Cuando se interpreta el Evangelio en profundidad, coincidimos absolutamente con el humanismo. Lo mejor del ser humano es aquello que debe ser impulsado también por lo religioso. Por eso los curas que se impregnan más del mensaje evangélico se liberan más de la estructura eclesiástica.

No obstante, hay una permanente voluntad de la Iglesia de incidir en la educación. Y con toda esa red de educación FASTA, en último término, llegan a ser anticristiana”.

CRUCIFIJOS EN LAS AULAS DE LA PROVINCIA DE SALTA

El crucifijo no puede estar en el aula de una escuela pública, porque el crucifijo expresa una determinada concepción religiosa, y no solo eso, sino que hay estructuras detrás. Y, además, otras concepciones religiosas tienen otros símbolos. Entonces, si está el crucifijo tienen que estar todos los otros símbolos. Esto está atravesado por una concepción de poder: todos los símbolos, cuando se avanza en la profundidad del mensaje cristiano, tienen que desaparecer si traen separación.

Al ex gobernador Urtubey le diría que tienen que retirar los crucifijos de las escuelas, y que cada uno los tenga, si quiere, en su casa”.


Madre

LA UBA CUMPLE 200 AÑOS

Para mí la UBA es como un puerto de llegada. Mi formación fue dentro de la Iglesia. Cuando me di cuenta que precisaba una formación académica universitaria fuera de lo eclesiástica, hago la carrera de Filosofía en la Universidad del Nordeste, en una universidad pública. Pero mi horizonte estaba en la UBA, en Buenos Aires. Y eso lo logré cuando volví del exilio en 1984. Yo quería enseñar en la UBA pero quería empezar desde abajo, sin acomodos, sin recomendaciones...bueno, eso por cuestiones y decisiones personales.. De hecho me enteré de los Concursos para profesores por el diario. Por suerte había concursos en ese momento: se estaba reestructurando la universidad, se arma Ciencias Sociales y pude entrar en la carrera de Sociología. Ahí estaba Portantiero.

A mí la universidad me dio un espacio que yo nunca había tenido.

Un espacio fundamental, que me ha aportado mucho, tal vez lo mejor de mi vida, tantos y tantos vínculos y compañeros y compañeras, a quienes les he podido transmitir algo que para mí es importante. Que uno puede ser religioso, puede ser creyente, puede cuestionarlo todo, puede abrir las mentes. Cuando tuve que jubilarme hice los pasos para ser profesor emérito, y sigo relacionado con ex alumnos y pensamos nuestra realidad. La universidad, y una universidad abierta como es la UBA es un verdadero regalo”.


RUBEN DRI, AUTOR

“Escribo regularmente para el semanario de la Asamblea de Villa Crespo, es Villa Crespo, Mi Barrio. He publicado, además de Las dos iglesias, la profética y la sacerdotal, el libro Ethos, Ética y Sociedad, y estoy terminando de revisar un libro sobre la relación entre cristianismo y marxismo. Un libro que lo trabajé allá por la década del setenta, incluso antes de la reunión de Fidel en Jamaica 1977 hablando con los cristianos. Pero por los avatares, ahora ni sé bien por qué, no lo pude publicar.

Y lo he redescubierto a este libro, que lo tenía redondo pero olvidado, tan redondo que lo fundamental va a quedar como está. Tal vez sea lo más profundo que pude hacer sobre la relación entre cristianismo y marxismo. Todo mi pensamiento no se entiende sin Marx, o mejor dicho, sin Hegel y sin Marx, y sin el cristianismo. Tal vez con el libro celebre los 92 años de vida míos. Por lo demás, estoy agradecido a la vida”.

* * *

Foto portada: Maria Soroniati – Artista griega residente en la Scotland School of Arts, de su muestra https://life-in-the-time-exhibition.com/ / Peregrina

Otras Fotos:

Maria Soroniati - Madre

Marita Pappa – Artista griega multifacética – de su Serie de instalaciones “We Tell Ourselves Stories In Order To Survive”, tomada en Troon beach, Scotland, Enero 2020.

Yara Nardi – Italia – 2020 – Via Crucis en Plaza San Pedro

El texto puede compartirse libremente siempre citando la fuente www.purochamuyo / Cuadernos de Crisis - Argentina

2 comentarios

  1. Nora Santana 31 marzo, 2021 at 17:17 Responder

    La nota un reencuentro con el sentido de una iglesia sencilla, reflexiva, señalando el poder de los símbolos, en la voz de Rubén Dri, y una mirada mas abarcativa para entender y comprender al Papa Francisco. Gracias.

  2. Miguel molinamina 4 abril, 2021 at 13:08 Responder

    Gracias por el notón al compañero-maestro Dri.
    Me quedé con ganas de su lectura desde Hegel-Marx y su cristianismo, de nuestra realidad nacional y latinoamericana.
    Hay, creo, al menos dos generaciones de ciudadanos argentinos, que no pueden seguir la complejidad de las relaciones múltiples pretendiendo captar el todo de forma dialéctica, como fruto de la cultura de la fragmentación, la simplificación , la linealidad, los 144 caracteres, etc. Y que necesitamos encontrar el modo de que puedan hacerlo, o las derechas seguirán creciendo en ese ‘terreno fértil’ para el título sin cuerpo, la operación, la comunicación estilo masacre, etc.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.