YO NO SOY EUROPEO, NO PUEDO SERLO

Europa es el núcleo central de la guerra, el racismo y la agresividad.


Ya en 2011 Franco ‘Bifo’ Berardi escribía sobre la crisis financiera, la desocupación, el ascenso de los ultranacionalistas...

“Debemos saber que el poder, el verdadero, no está más en Roma. Como dijo el ministro de economía Giulio Tremonti –que de estas cosas entiende- en una entrevista que dio el 30 de septiembre de 2010 al diario La Repubblica: “por qué se la agarran con Berlusconi si nosotros no decidimos nada, las decisiones las toma Bruselas”. Nosotros no lo sabíamos porque nadie lo dice. ¿Alguien lo dice acaso? Desde el 1 de enero de 2011 las decisiones económicas, sociales y financieras de Italia, Francia, Portugal o Grecia no las toman más los parlamentos nacionales sino un directorio financiero constituido formalmente a nivel europeo. Y la regla que se aplica es el feroz principio monetarista neoliberal según el cual lo único que interesa es la ganancia de los bancos, no del resto. Así que en nombre del crecimiento, de la acumulación y del lucro a nivel europeo, ustedes están obligados a vivir una vida de mierda, y la vida de ustedes será cada vez más una vida de mierda si no se rebelan hoy, mañana, cuanto antes! Porque cada día que pasa vuestra vida se torna un poco más en eso, en una vida de mierda”.

Y en octubre de 2011 remarcaba:

La resistencia múltiple se está organizando en todas partes, pero aún no está claro si será capaz de detener el asalto financiero y derrocar sus efectos. Como el enemigo es desterritorializado e indiscernible, un verdadero cáncer que devora el cuerpo social y la mente, entonces las formas tradicionales de lucha son ineficaces.

Apelar a la alternativa parlamentaria hace mucho tiempo que ha perdido sentido, con una izquierda que ha abdicado de su fuerza como agente de cambio. Tras el fracaso de Obama, los Papandreu y Zapatero se rindieron y aceptaron el chantaje financiero del BCE (Banco Central Europeo) y la izquierda italiana va a seguir el mismo camino.

Y en diciembre de 2011, a partir de la experiencia de la SCEPSI (European School for social imagination) apuntaba:

 "En los próximos meses necesitaremos ‘curadores’ (como en las exposiciones de arte) para la insurrección europea. No tenemos que provocar la insurrección, ya que la insurrección está siendo provocada por el propio Banco Central Europeo, y por la cobardía y la ignorancia de la clase dirigente política de los países europeos. Tenemos que introducir en la ineludible insurrección la potencia de la inteligencia colectiva, y vincular el general intellect con el deseo de la socialidad. El intelecto general está buscando el cuerpo erótico y social que ha perdido en el proceso de virtualización. De manera similar, la vida precaria busca la inteligencia colectiva que está fragmentada y dispersa”.

En 2013, y tras la cumbre del G20 realizada en septiembre, Bifo escribía

“El 19 de octubre se va a reencontrar en Roma el movimiento que quiere liberar a la sociedad del lazo mortal del finanzismo, el capitalismo financiero que está llevando a Europa hacia el nazismo.

Dos lógicas incompatibles se enfrentan actualmente en Europa (y el mundo): la lógica de una sociedad rica de conocimientos, de competencias, de solidaridad y la lógica financiera que necesita destruir recursos, saberes y servicios sociales para poder acumular el valor bajo la forma de abstracción monetaria.

Por un lado está la potencia de la tecnología, que permite liberar tiempo de trabajo para destinarlo a la atención y la educación, transformada en la maldición de la desocupación y de la miseria.

Por el otro está aquello que para aumentar el valor de las acciones bancarias requiere aumentar la explotación, el tiempo de trabajo, y reducir el gasto en la educación y la sanidad.

El sistema político no puede hacer nada frente a la devastación finanzista. La democracia está desaparecida, porque, como dice Mario Draghi, Sumo Sacerdote de la Teología finanzista, el pacto de estabilidad va con el piloto automático.

Solamente una sublevación general, que no se limite a llenar las plazas por un día, sino que ocupe permanentemente la vida cotidiana, puede liberar a la sociedad del finanzismo.

La sublevación no es una acción militar, ni siquiera una rebelión momentánea, sino el despliegue de la corporeidad social, el rechazo permanente de pagar una deuda que no hemos contraído, la autonomía de las formas de vida del conocimiento y la producción”.

Pero el 5 de julio de 2015, hace exactamente 24 meses, ocurrió la brutal victoria y derrota de Syriza frente al problema de la deuda griega, y la imposición del diktat de la troika conformada por el BCE, el comando de la UE de Bruselas y el gobierno de Angela Merkel. Una de las potentes respuestas provino del ex ministro griego Yanis Varoufakis, junto a múltiples intelectuales y militantes, y nació el el DIEM25. Era febrero de 2016. Fundar un movimiento paneuropeo con el objetivo de democratizar profundamente Europa por fuera de los mandatos del financiariado. Y Franco Berardi se sumó.

Sin embargo, la marea de muertos en el Mediterráneo y el sostenido retroceso democrático en Europa, llevaron a Bifo Berardi a renunciar al DIEM25, precisamente cuando se reúne en Hamburgo una nueva cumbre del G20, y cuando los ministros del Interior de la UE deciden este 6 de julio en Estonia cómo delinear un nuevo y más profundo cierre de las fronteras continentales.

En exclusiva, purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis, publica la comunicación de Berardi al DIEM25, al señalar un derrotero que en estos 6 años se profundizó.


Después de las vergonzosas decisiones tomadas en la reunión del ministro italiano del Interior, Marco Minniti con sus colegas de Francia, Gerard Collomb y de Alemania Thomas de Maziere en París es hora de entender que nuestro proyecto de restablecer la democracia en Europa es un equívoco: esa posibilidad no existe. Hablar y pensar en una Europa democrática es un oxímoron, ya que Europa es el corazón de la dictadura financiera en el mundo. Una Europa pacífica es otro oxímoron, ya que Europa es el núcleo central de la guerra, el racismo y la agresividad. Hemos confiado en que Europa podría superar su historia de violencia, pero debemos reconocer la verdad: Europa no es otra cosa que una suma combinada de nacionalismo, colonialismo, capitalismo y fascismo.

Durante la Segunda Guerra Mundial fueron pocos quienes protestaron contra la deportación, la segregación, las torturas y el exterminio de judíos, gitanos, militantes comunistas y homosexuales. La gente no tenía información sobre el exterminio. Ahora conocemos a diario lo que sucede en la cuenca del Mediterráneo, sabemos el efecto letal de la negligencia y la negativa europea en asumir la responsabilidad de la ola migratoria, que es consecuencia directa de las guerras provocadas por dos siglos de colonialismo.

El Archipiélago de la infamia se está extendiendo por todo el mar Mediterráneo.

Los europeos están construyendo campos de concentración en su propio territorio, y pagan a su Gauleiter de Turquía, Libia, Egipto e Israel para hacer el trabajo sucio en la costa del mar Mediterráneo donde el agua salada ha reemplazado al gas ZyklonB de las cámaras nazis.

Para detener la ola migratoria el euro-nazismo va a construir enormes campos de exterminio. Las organizaciones no gubernamentales, culpables de rescatar a la gente del mar, serán contenidas, reducidas, criminalizadas y reprimidas.

La exteriorización de las fronteras europeas significa exterminio. Exterminio es la palabra que define la misión histórica de Europa. El nazismo es la única forma política que corresponde al alma del pueblo europeo.

Durante los últimos veinticinco años (desde cuando, en febrero de 1991, un barco abarrotado con 26.000 albaneses entró en el puerto de Brindisi en Italia) hemos aprendido que la gran migración había comenzado.

En aquella instancia, dos caminos eran posibles:

  • La apertura de sus fronteras, el inicio de una distribución global de los recursos, invertir la riqueza en un proceso de larga duración para la recepción e integración de los jóvenes que vienen masivamente del mar. Este podía ser el primer camino.
  • La segunda era rechazar, disuadir, hacer casi imposible el fácil viaje desde el norte de África hasta las costas de España, Italia y Grecia.

Los europeos han elegido la segunda vía, y cada día se ahogan innumerables niños, mujeres y hombres.

Es un Auschwtiz, pero en la playa.

Con la excepción de una minoría de médicos, voluntarios, activistas y pescadores -que ahora son acusados ​​de ser los que atraen a los inmigrantes ilegales-, la mayoría de la población europea se niega a asumir su propia responsabilidad histórica.

Por lo tanto, declaro que ya no soy europeo y declaro que nunca he sido europeo.

Ingenuamente hemos esperado que la alianza de los asesinos británicos con los liquidadores franceses, los estranguladores italianos, los mataderos alemanes y los fusiladores españoles podrían dar a luz a una unión democrática amistosa y pacífica. Esta pretensión ha terminado. Estoy harto de pretender que vaya a ocurrir.

Cinco siglos de colonialismo, capitalismo y nacionalismo han convertido a los europeos en enemigos de la especie humana. Que sean maldecidos para siempre.

Que los europeos sean arrastrados por la tormenta que han generado, por las armas que están construyendo, por el fuego que han encendido, por el odio que han cultivado.

Por las razones antes mencionadas, debo renunciar al honor de formar parte del consejo asesor de DIEM25.♦♦


Imagen de portada: Seven, de Joshua Jensen, Sarnia, Ontario 2016

Foto: Paula Woscoboinik- Argentina - http://pauwosco.com/


 

Franco ‘Bifo’ Berardi es autor de numerosos libros. El último publicado en español es Fenomenología del fin, Editorial Caja Negra, Bs As.
Fundó la revista A/traverso (1975.1981) y fue parte de Radio Alice, la primera estación de radio libre-pirata de Italia (1976.1978).
Como otros intelectuales involucrados en el movimiento de la Autonomía en Italia enlos ’70 emigró a París, donde trabajó con Felix Guattari en el campo del esquizo-análisis.
Ha colaborado con docenas de revistas, entre ellas Semiotexte (Nueva York); Chimerees (París); Metropoli (Roma) y Musica 80 (Milán), así como Archipiélago (Barcelona).

Notas relacionadas:

 http://www.purochamuyo.com/hay-alguna-salida-a-la-guerra-civil-mundial/
 http://www.purochamuyo.com/diem25-la-union-europea-ha-de-democratizarse-o-desaparecera/
 http://www.purochamuyo.com/brexit-el-dossier/
 http://www.purochamuyo.com/brexit-a-la-italiana/
 http://www.purochamuyo.com/dossier-hungria-ala-derecha-de-la-derecha-europea/
 http://www.purochamuyo.com/trabajo-cero-en-europa/
 http://www.purochamuyo.com/trump-paredon-y-despues/
 https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-5894-2016-07-24.html

 

 

Comentar