SEÑORES MÉDICOS, PAGAMOS SALARIO EN TÉRMINO

       Ese es uno de los ‘puntos fuertes’ de los avisos que publica la provincia de Neuquén para atraer a los médicos hacia el sistema de salud, al que califican como líder en Argentina. Y las vacantes siguen sin cubrir. El tema no afecta solo a la provincia patagónica. Jujuy alerta sobre un 40% de vacantes sin cubrir según afirmó recientemente el Director Provincial de Hospitales, Christian Amerise; en la provincia de Buenos Aires se habla de 300 cupos urgentes y la ministra Zulma Ortiz confirma que la falta de profesionales mantiene cerrados en el Hospital Fiorito de Avellaneda la maternidad y neonatología, el área de pediatría del Hospital Perón en esa misma ciudad, el servicio de anatomía patológica del Alende de Mar del Plata y la terapia intensiva del Meléndez de Adrogué.

El tema abarca virtualmente a todo el país lo que pone de manifiesto los efectos del desguace de los servicios públicos que instrumentó el neoliberalismo instalado oficialmente hace 25 años en la Argentina. Las políticas focalizadas transfirieron la estructura de salud y de educación a las provincias, pero sin los recursos para sostenerlas. En sentido inverso, y gracias a esas mismas políticas, las empresas de medicina se expandieron geométricamente ofreciendo -a los pacientes- servicios caros y elitistas, y a los trabajadores de la salud condiciones laborales que han sido profusamente cuestionadas por las asociaciones médicas y sindicatos.

La nota que purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis publica a continuación es una gentil colaboración de la periodista neuquina Ana Laura Calducci del diario La Mañana de Neuquén, donde relata en detalle por qué ni los sueldos altos prometidos logran seducir a los médicos.

 *****

 

Ni las mejores promesas logran atraer a médicos

     Desde hace meses está abierta la búsqueda de médicos generalistas, pediatras, tocoginecólogos y otros especialistas en siete hospitales de la provincia. Son vacantes que cuesta cubrir porque hay pocos egresados en la zona. Desde la Dirección de Recursos Humanos del Ministerio de Salud intentan seducir a profesionales de todo el país con anuncios web en los que destacan el “pago de salario en término” y la incorporación a un “sistema sanitario líder en Argentina”, entre otras estrategias de marketing.

La zona más complicada por las vacantes que no se cubren es el norte de la provincia, en particular Chos Malal y Barrancas. En ambas localidades, los anuncios resaltan que los médicos tendrán a disposición una vivienda.

En los demás anuncios, la principal promesa es que estarán “entre los sueldos más altos del país”, que se pagarán “en término” y que trabajarán en un “sistema sanitario líder de Argentina en los últimos 30 años”. También se ofrece “vivir y trabajar en un lugar único”, “excelente infraestructura y equipamiento” y “mejoramiento constante de los indicadores de salud”.

     Sin embargo, las frases marketineras no están dando demasiado resultado. Las causas son variadas: faltan especialistas egresados en Neuquén, escasean los profesionales interesados en el sistema público y se liberan muchos cargos por renuncias, traslados y jubilaciones. Para el Sindicato de Profesionales de la Salud Pública de Neuquén (SiProSaPuNe), todos esos problemas se resumen en uno: las condiciones laborales son poco atractivas.

En muchos casos, como el del Heller, ya pasaron los nueve meses de búsqueda. En el hospital, hacen falta generalistas y cirujanos. El jefe de la Zona Sanitaria Metropolitana, Esteban Mango, indicó que incorporaron un médico general en los últimos meses y tuvieron dos que “vinieron a hacer entrevistas y estaban a punto de ingresar, pero después no lo hicieron”.

En los hospitales de Senillosa y Centenario, llevan casi un año con vacantes de generalistas. Silvia Mastrángelo, jefa de la Zona Sanitaria 1, vinculó la demora a que “los puestos a cubrir son más que los que salen de las residencias y quedamos desfasados”.

Contó que tenían faltantes en pediatría, pero nombraron a dos egresados “y nos queda uno”. Con los generalistas, en cambio, buscan sin éxito desde agosto de 2015. Agregó que otra especialidad difícil de conseguir “son los tocoginecólogos”.

“Cada vez tenemos más egresados del Comahue que hacen la residencia en el sistema público; sin embargo la cantidad de gente que egresa no alcanza; hay vacantes, jubilaciones, traslados a otra provincia y siempre surgen huecos”, indicó.

En Zapala, faltan tocoginecólogos, pediatras y clínicos desde junio de 2015. En Junín de los Andes, hace un año que necesitan de todo: pediatras y generalistas, tocoginecólogos y anestesistas. Hoy, hay alrededor de 20 cargos que llevan meses en oferta pública.

5

Además de los anuncios en la página oficial del Ministerio de Salud, el equipo de Recursos Humanos envía correos electrónicos a los egresados de residencias de otras provincias, hacen ofrecimientos en bolsas de trabajo; pero, por ahora, los postulantes llegan a cuentagotas.

     César Dell’Alli, titular de SiProSaPuNe cree que “para retener al recurso humano, hay que jerarquizarlo a través de un trato acorde, que no ha sido la constante a lo largo de estos años. Y también un salario adecuado juega un papel importante. Que sean generalistas y pediatras puede ser porque tienen una carga de guardias importante. Si pongo a un profesional a tapar porque no logro mantener la planta constante, en corto tiempo lo desgasto y se va”.

¿Influye lo salarial, porque en el sector privado se gana más?

En el privado hay otras condiciones. No hay retención de título y el médico tiene libertad de manejarse en todas las opciones laborales. Eso le da una capacidad adquisitiva más simple que estar obligado a 40 horas semanales en el sistema público y un número de guardias que son más de las aconsejables, justamente por la falta de recursos. Un recurso humano capacitado tiene su costo. Y agrega: “vivir en el sur tiene un costo mayor, por eso en algún momento se hizo el estímulo por zona desfavorable, que hoy se lo lleva el impuesto de ganancias”.

     El ex director del hospital de Zapala y actual diputado Eduardo Fuentes propuso que se paguen adicionales salariales exentos del impuesto a las ganancias.

Fuentes se mostró en desacuerdo con la jefa de la Zona Sanitaria 1, Silvina Mastrángelo, en que la falta de profesionales se debe a que las residencias para especializaciones médicas tienen pocos egresados. “Eso sería un elemento de competitividad, que pasa en el contexto nacional, pero la problemática de fondo son los sueldos, que hoy no resultan atractivos”, indicó. “En Neuquén, y particularmente en localidades del interior, tenemos altísimos valores de alquileres; por eso, para convencer a los profesionales está fallando el contenido de los anuncios, lo que se necesita son salarios y claro acceso a la vivienda”.

2 comentarios

  1. Andrés 18 julio, 2016 at 11:14 Responder

    Muy buena la nota. Agregaría que el sistema público de Salud tiene un gran problema que es la infraestructura edilicia. El gobierno no invierte lo suficiente. Lo que antes supo ser el mejor servicio público de Salud de toda Latinoamérica, hoy se encuentra en un declive importante, no por los profesionales, que son excelentes, si no por la falta de personal, insumos y condiciones edilicias acordes a una ciudad que vive de la renta del petróleo. Saludos.

Comentar