LOS SOCIOS HUMANOS DEL MOSQUITO AEDES AEGYPTI

Los gobiernos de América Latina han declarado la guerra al dengue. Dicen. Los ministros de Salud de 14 países de la región, junto a representantes de la OPS (Organización Panamericana de la Salud), se reunieron en Montevideo el 3 de febrero para valorar la situación epidemiológica ante el Dengue, agregado el Zika y el Chikungunya. Todos virus transmitidos por el mismo vector.

"Esta reunión es de relevancia ya que una situación como la que está viviendo Latinoamérica en su conjunto por este fenómeno del virus del Zika requiere de un trabajo mancomunado entre todas las naciones para enfrentar el problema", expresó en el cierre del encuentro el canciller del Uruguay Rodolfo Nin Novoa.

Los gobiernos de los países del Hemisferio Norte lanzan alertas para prevenir a los viajeros. Barack Obama deja en “libertad” a los deportistas que quieran o no participar de los Juegos Olímpicos de Río 2016 porque teme por la epidemia.

Los médicos, investigadores y trabajadores de la salud nucleados en “Médicos de Pueblos Fumigados” elaboraron el siguiente informe que derrumba punto por punto la estrategia adoptada e indaga sobre las causas primeras de lo que hoy vemos como epidemia. Purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis, accedió al documento que publica a continuación.

Brasil tiene una epidemia crónica de dengue, prácticamente endémica, en el Nordeste del país, a la que junto con la pobreza y la marginalidad de millones de personas se le suma desde hace 9 meses un brote de Zika, virosis también trasmitida por mosquito Aedes.

En Pernambuco cerca de 4000 niños recién nacidos en 2015 presentan malformaciones congénitas, principalmente microcefalia (cabeza más pequeña de lo normal). Rápidamente el Ministerio de Salud de Brasil encabezado por Marcelo Castro afirmó que era consecuencia de la infección por el virus Zika.

¿Cuándo apareció el Zika? Descubierto en 1947 en el bosque Zika en Uganda, el virus Zika es un arbovirus del género Flavivirus, similar al virus del dengue, la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa, al de la fiebre del Nilo Occidental, y los virus de la encefalitis de San Luis.

Los primeros casos humanos de infección se descubrieron en la década de 1960 en África, luego aparecieron brotes en el sudeste de Asia y en Oceania, hasta que en 2007 una gran epidemia irrumpió en Yap, una isla del Océano Pacifico (Micronesia). Las dos infecciones por Zika habían permanecido limitadas a casos esporádicos o epidemias de pequeña escala, pero durante la epidemia en la Micronesia, se estimó que tres cuartas partes de la población local habían sido infectadas.

A partir de ahí, el área de distribución en expansión de Zika convirtió a la fiebre en una enfermedad emergente, confirmada por la presente epidemia que afecta a la Polinesia francesa desde octubre de 2013 y desde diciembre 2013 a la Nueva Caledonia. Estas islas del Pacífico se caracterizan por la gran cantidad de mosquitos que proliferan, sobre todo en las aldeas de población nativa.

Recién en mayo de 2015, la Organización Mundial de la Salud reportó casos autóctonos identificados en Brasil. Y en diciembre, el Ministerio de Salud de ese país estimó en 440.000 a 1.300.000 los casos anuales sospechosos de la enfermedad del virus Zika.

La Asociación Brasileña de Salud Colectiva (ABRASCO) presentó un informe crítico en enero de 2016 donde cuestiona el análisis lineal del Ministerio de Salud brasileño que vincula las emergentes malformaciones congénitas al virus Zika, y deja de lado otros factores que pueden estar incidiendo en el problema, a la vez que minimiza que las referidas extensas epidemias del Pacífico -y la actual en Colombia- no refieren casos de malformaciones y menos aún microcefalia. Principalmente se está ignorando el rol del modelo químico para el control de vectores. Este modelo implica la utilización masiva de venenos químicos para tratar de disminuir o erradicar la presencia del mosquito y se lleva adelante desde hace 40 años en las zonas más vulnerables del Nordeste brasileño mientras se multiplican las epidemias, la pobreza, la marginalidad social, el desmonte y el cambio climático.

dengue

Las fumigaciones utilizadas hasta el primer semestre de 2014 en Brasil se realizaban con el temefós (agrotóxico organofosforado ante el cual las larvas de Aedes se volvieron resistentes) como larvicida, y desde el segundo semestre del año 2014 el Ministerio incorpora masivamente el veneno Piriproxifeno cuyo nombre comercial es Sumilarv fabricado por Sumimoto Chemical, empresa japonesa asociada o subsidiaria de Monsanto en América Latina.

La distribución espacial por lugar de residencia de las madres de los recién nacidos con microcefalia muestra mayor concentración en las zonas más pobres, con urbanización precaria y saneamiento ambiental inadecuado del Nordeste brasileño. Extensas zonas con provisión de agua potable de forma intermitente en la ciudad de Recife y en otras del Nordeste llevó a estas poblaciones a que almacenen en su domicilio agua en forma insegura, condiciones muy favorables para la reproducción del mosquito Aedes aegypti. Se constituyeron "criaderos" que no deberían existir y que son pasible de eliminación mecánica, por la insuficiente protección de los depósitos destinados al consumo humano.

 El Piriproxifeno que se usa desde agosto 2014 es aplicado por el Ministerio de Salud de Brasil directamente en los resevorios de agua potable que utiliza la población de Pernambuco. Este veneno, recomendado por la OMS, es un inhibidor del crecimiento de las larvas de mosquitos alterando sus procesos de desarrollo larva – pupa – adulto, generando así malformaciones en los mosquitos en desarrollo que ocasionan su muerte o incapacidad. Es un análogo de la hormona juvenil o juvenoides del insecto, con el efecto de inhibir el desarrollo de características de insectos adultos (por ejemplo, las alas, la maduración de los órganos genitales externos) y reproductivos, manteniéndolo con aspecto "inmaduro" (ninfa o larva), quiere decir que actúa por disrupción endócrina y es teratogénico.

Por esa razón, las malformaciones que se detectan en miles de hijos de las mujeres embarazadas que viven en las zonas donde se colocó Piriproxifeno en el agua para beber, no parece una casualidad, por más que el Ministerio de Salud culpe directamente al virus del Zika por este daño, trate de ignorar su responsabilidad y descarte la hipótesis del daño químico directo y acumulado por años de disrupción endocrina e inmunológica en la población afectada. Los médicos de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (ABRASCO) han reclamado urgentes estudios epidemiológicos que consideren esta opción causal sobre todo cuando entre los 3.893 casos de malformaciones confirmadas al 20 de enero de 2016, 49 de estos niños habían fallecido pero solamente en cinco se había confirmado la infección con Zika.

00-dengueformoFácilmente muchos gestores de políticas públicas, incluso de la OPS y de la OMS, médicos epidemiólogos, sanitaristas, químicos y políticos en general olvidan que los humanos, cada uno de nosotros, hemos desplegado procesos de desarrollo embrionarios donde pasamos etapas muy diferentes. La evolución de huevo o cigoto a embrión, de embrión a feto y de feto a recién nacido, no está muy alejado al proceso de desarrollo del mosquito afectado por el Piriproxifeno. También con suma facilidad intentan desconocer que en la especie humana el 60% de nuestros genes activos son idénticos a los de insectos como el propio mosquito Aedes. Y todo es mucho más confuso cuando son “asesorados” por expertos de Fundaciones y empresas de insecticidas químicos (por ejemplo Fundación Mundo Sano y Chemotecnica) o cuando los decisores de los ministerios de salud son ex empleados de las empresas mundiales de venenos “para uso sanitario”.

Sin diálogo, el único que avanza es el mosquito

Fumigar masivamente con aviones como se está evaluando por parte de los gobiernos del Mercosur es criminal, inútil y una maniobra política para similar que se toman medidas. La base del avance de la enfermedad se encuentra en la inequidad y la pobreza y la mejor defensa pasa por acciones basadas en la comunidad.

Brasil fumiga contra el Aedes adulto utilizando malation, un compuesto organofosforado cancerígeno para la OMS. Paraguay adquirió miles de toneladas de Clorpirifós para “derribar” mosquitos, aunque sabemos que el Clorpirifós afecta el cerebro en desarrollo de fetos y recién nacidos. En Argentina el “control” de vectores se hace con piretroides, un poco menos tóxicos pero prohibidos en Europa por sus efectos sobre las personas.

Para los médicos de ABRASCO el problema es que detrás de estas decisiones está la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de Salud con sus 'Comités de Pesticidas' que no dialogan con los comités ambientales, de saneamiento y de promoción de salud. En éstos órganos multinacionales los comités que hacen la prescripción de uso y la regulación de compra de los insumos de control vectorial para el mundo son imperiales. Son esos organismos que convencen y dan el aval a los procesos licitatorios de los gobiernos nacionales.

Como enfrentar estas enfermedades

La estrategias hegemónicas para enfrentar estas enfermedades trasmitidas por mosquitos y multiplicadas por la pobreza, la falta de saneamiento ambiental, de excretas, de agua segura, son programas de intervención vertical, con venenos químicos (larvicidas y adulticidas) que desmovilizan a la población y hacen depender todo el éxito de las propiedades del veneno: un veneno que a la vez los enferma, mata a la predadores naturales de los mosquitos, y genera la necesidad de repetir las aplicaciones para beneficio de las empresas de venenos químicos.

Numerosa información científica independiente demuestra cómo esta estrategia es defectuosa y solo útil para las fotos de los gobernantes de turno. Las estrategias basadas en la comunidad, con participación y movilización social dan mejores resultados frente a la inminencia de las epidemias. Las medidas que posibilitan derrotar la enfermedad están vinculadas a la justicia social y la equidad. Claramente los sectores sociales afectados por dengue y Zika son los más pobres y desposeídos de servicios y derechos.

LIB050116-015F01

En algunos momentos muy puntuales pueden ser recomendables las fumigaciones masivas sobre aéreas habitadas, pero sus efectos se limitan a disminuir el número de mosquitos adultos por 2 o 3 días, que pueden ser útiles cuando llegan los días más fríos, dado que el Aedes se inmoviliza y deja de reproducirse y alimentarse con menos de 23°C.

Las aplicaciones controladas alrededor de los lugares de residencia de los primeros casos (control de foco) son útiles en lograr disminuir el avance de la epidemia, pero fumigar masivamente ciudades enteras requiere un análisis costo-sanitario (daño a la salud humana y al ecosistema) versus beneficio-sanitario (control y mitigación de la epidemia) que no se justifica de ninguna manera “sanitaria”, aunque es utilizada por los gobiernos y la prensa hegemónica para simular que toman medidas defendiendo la salud de las personas.

Nueva estrategia, nuevo negocio: los mosquitos transgénicos

En este marco se inscribe una nueva estrategia de intervención sanitaria en Brasil, que intentarán expandir a toda la región: los mosquitos transgénicos.

La empresa Oxitec de Inglaterra vende mosquitos transgénicos machos para, supuestamente, disminuir la población de Aedes. Estos mosquitos sufren la inserción de un gen letal que se trasmite a la descendencia, ocasionando la muerte de las larvas si no es bloqueado por un antibiótico (la tetraciclina).

El objetivo sería liberar millones de mosquitos machos que se apareen con las hembras silvestres y que los huevos de estas hembras generen larvas que morirán espontáneamente.

El negocio es vender a los gobiernos estos mosquitos de laboratorio, pero luego las poblaciones tienen que “proteger” a los mosquitos para que se apareen con los transgénicos, porque supuestamente no es necesario ni recomendable eliminar los cacharros con criaderos.

En Brasil en estos momentos se liberaron casi 15 millones de mosquitos transgénicos y el fracaso es total donde se realizaron ensayos a campo. Menos del 15% de las larvas eran transgénicas, es decir que hembras silvestres no aceptaban al mosquito inglés de la empresa Oxitec y como se desincentivó el descacharrado, la respuesta es que aumentaron las liberaciones en las barriadas pobres.

Además, hay que tener en cuenta que la biología de la enfermedad muestra que la hembra “pica” solamente cuando esta gravídica, cuando está generando huevos al haber sido fecundada por un macho; en ese estado y solamente en él porque necesita componentes de la sangre para desarrollar sus huevos. Entonces si se liberan millones de mosquitos machos, habría muchas más hembras fecundadas buscando sangre de mamíferos para succionar ¡y se aumentará así la trasmisión de la enfermedad de personas infectadas a personas sanas!

Los gobiernos del Mercosur alarman con la amenaza del Zika y sus microcefalias y proponen más de lo mismo.

El agronegocio ofrece los servicios de la Fuerza Aérea Sojera para rociar ciudades y pueblos. El monocultivo, el uso masivo de agrotóxicos, el desmonte, la destrucción de la flora y fauna, el desequilibrio ecológico, el cambio climático, la desigualdad, no son considerados como causa del problema.

A la desigualdad social estas epidemias le suman desigualdad sanitaria, y los gobiernos con agresión química generan desigualdad ambiental.

03 de Febrero de 2016, Equipo de producción REDUAS, Coordinador Dr. Medardo Avila Vázquez.

Referencias

https://www.abrasco.org.br/site/2016/02/nota-tecnica-sobre-microcefalia-e-doencas-vetoriais-relacionadas-ao-aedes-aegypti-os-perigos-das-abordagens-com-larvicidas-e-nebulizacoes-quimicas-fumace/
Hennessey M, Fischer M, Staples JE. Zika Virus Spreads to New Areas — Region of the Americas, May 2015–January 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016; 65 (Early Release):1–4. DOI: http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm6503e1er
Duffy MR1, Chen TH, Hancock WT, Powers AM, Kool JL, Lanciotti RS, Pretrick M, Marfel M, Holzbauer S, Dubray C, Guillaumot L, Griggs A, Bel M, Lambert AJ, Laven J, Kosoy O, Panella A, Biggerstaff BJ, Fischer M, Hayes EB Zika virus outbreak on Yap Island, Federated States of Micronesia N Engl J Med. 2009 Jun 11;360(24):2536-43. doi: 10.1056/NEJMoa0805715.
Oehler E, Watrin L, Larre P, Leparc-Goffart I, Lastère S, Valour F, Baudouin L, Mallet HP, Musso D, Ghawche F. Zika virus infection complicated by Guillain-Barré syndrome – case report, French Polynesia, December 2013. Euro Surveill. 2014;19(9):pii=20720. Available online: http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId= 07202.
Sumitomo Chemical and Monsanto Expand Weed Control Collaboration to Latin América. Sumimoto Chemical News Release December 09, 2014. http://www.sumitomo-chem.co.jp/english/newsreleases/docs/20141209e.pdf
Orientações técnica para utilização do larvicida pyriproxyfen (0,5 G) no controle de Aedes aegypti. Ministério da Saúde. http://u.saude.gov.br/images/pdf/2014/maio/30/Instrucoes-para-uso-de-pyriproxifen-maio-2014.pdf
Caprara, Andrea et al. “Entomological Impact and Social Participation in Dengue Control: A Cluster Randomized Trial in Fortaleza, Brazil.” Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene 109.2 (2015): 99–105. PMC. Web. 3 Feb. 2016.
Espinoza-Gomez, F, H Moises, and R Coll-Cardenas. “Educational Campaign versus Malathion Spraying for the Control of Aedes Aegypti in Colima, Mexico.” Journal of Epidemiology and Community Health 56.2 (2002): 148–152. PMC. Web. 3 Feb. 2016.
Andersson, Neil et al. “Evidence Based Community Mobilization for Dengue Prevention in Nicaragua and Mexico (Camino Verde, the Green Way): Cluster Randomized Controlled Trial.” BMJ: British Medical Journal 351 (2015): h3267. PMC. Web. 3 Feb. 2016.
Helen Wallace. Mosquitos Genéticamente Modificados: Preocupaciones actuales. TWN Biotechnology & Biosafety Series No. 15. Rapal Uruguay. Web. 3 Feb 2016. http://www.rapaluruguay.org/transgenicos/Mosquitos%20Gen%E9ticamente%20Modificados%20%20parte%20I%20y%20II.pdf
Genewatch UK. Marzo 2015. Mosquitos Genéticamente Modificados de Oxitec:¿Un enfoque creíble para abordar el problema del dengue?. Web 03 Feb 2016. http://www.genewatch.org/uploads/f03c6d66a9b354535738483c1c3d49e4/Mosquitos_Gen_ticamente_Modificados_de_Oxitec.pdf

Comentar