LOS 81 AÑOS DE MINA, LA VOZ DE UNA LEYENDA

escribe Gustavo Provitina

<>

En un mundo que confunde el éxito con la exhibición pública, el retraimiento voluntario desde hace cuarenta y tres años de una cantante virtuosa llamada Mina Mazzini, debería leerse como una alegoría de la autenticidad de un artista.


Frente a la devaluación fraudulenta de la categoría de artista -y ante la evidencia palmaria de que la palabra autenticidad va quedando en desuso-, la vigencia de una figura popular basada enteramente en su talento artístico, ¿qué más?, confirma su autenticidad como la firma de un pintor al pie de un cuadro.

<>

<>

El planeta, sumergido en el gobierno de la imagen mediática toda poderosa, donde los advenedizos parecen marcar el paso, que la portentosa voz de una cantante garantice la vigencia en la memoria de su público, desde el verano europeo de 1978 en que decidió abandonar los escenarios, si no se trata de un milagro es preciso leerlo como la reafirmación musical de un fenómeno.

Voi ch’amate Lo Criatore Dal «Laudario Di Cortona» secolo XII
Del disco Dalla Terra – año 2000

<>

Mina no abandonó el canto, sino la exposición pública.

Hay, en ese gesto, algo que debería interesar más que las razones de ese alejamiento –dato, éste último, acaso relevante para la prensa centrada en ventilar la intimidad farandulera- y es el significado profundamente humano y artístico de esa renuncia. Pervivirá el registro de mi voz, pervivirá el hechizo de mi canto, parece decir en su ostracismo suizo pensándose como un sonido elegido en la memoria de su pueblo.

Los 86 discos de estos sesenta y tres años de la carrera de Mina, ofrecen el mejor retrato de su encanto, que no precisa -como ha quedado demostrado-, de ninguna cristalera mediática para seguir brillando.

<>

Quien ha escuchado su voz una sola vez, es difícil que la olvide.

La trillada y homérica metáfora de la sirena, tantas veces mal empleada, en este caso no desmiente su eficacia si pensamos en la preeminencia de la voz sobre la imagen.

<>

Ya el cumpleaños número ochenta de Mina Mazzini en medio de la pandemia había motivado, como es lógico, todo tipo de panegíricos. Los memoriosos recuerdan la voz nítida, perfecta, sin máculas que emergió como una tromba marina cantando Tintarella di luna en 1959. Tenía casi 19 años.

<>

Tintarella di luna – 1959

<>

Tres años después, en 1962,

esa voz capaz de borrar el esquema repetitivo de los músicos que la acompañaban, eclipsó a las de sus contemporáneos desde la pantalla con L´eclisse twist.

<>

El filme de Michelángelo Antonioni, protagonizado por Mónica Vitti, Paco Rabal y Alain Delon, comenzaba con Mina cantando: Le nuvole e la luna/ Ispirano gli amanti

<>

<>

La letra no amerita traducción, es ramplona, sí y en alguna medida absurda, pero la electricidad que emana de la voz equilibrada, caudalosa y afinada de Mina la eleva al plano de la musicalidad absoluta. 

La cualidad poética faltante en algunas canciones de ese primer repertorio es salvada por la interpretación.

<>

La Voce Del Silenzio

<>

Este es un rasgo común a todos los grandes cantantes –que no son tantos- más allá de lo que canten: cuando los oímos entendemos que toda la poesía está en el canto y por eso mismo poseen el atributo distintivo de vestir de fiesta hasta la letra más despojada.

Esta frase no pretende disminuir la importancia de elegir e interpretar un repertorio valioso, ese punto está fuera de toda discusión, lo que digo se reduce a una paronomasia útil para los casos contrarios a esa lógica trazada sobre la calidad intrínseca del contenido literario de una canción: el canto es lo que cuenta.

<>

<>

Escucho la versión de Chega de saudade que Mina grabó, si no recuerdo mal, en 1980.

La voz vuela libremente como si emergiera de una flauta de bambú.

Cada inflexión, cada nota dibuja en el aire su matiz particular dolcemente, come sinfonía. Mientras la escucho pienso en la miríada de imágenes que convoca el trazo liviano y grácil de esa voz que se mueve espontáneamente por cuatro octavas más dos tonos.

<>

Chega de saudade

<>

Cantar, queda demostrado una vez más, no es un acto voluntario o vocacional únicamente, la disciplina y el duro entrenamiento ayudan, pero si el ángel o el duende no acompañan…

Los puntos suspensivos ojalá fueran tan elocuentes como la presencia de esos entes feéricos asomándose, acompasadamente, en la interpretación de Balada para mi muerte que Mina registró para la eternidad con Astor Piazzolla y su Conjunto 9, en Roma.

Era el año 1972 y los versos de Horacio Ferrer fraseados con una fonética impecable por la cantante italiana salían de su boca en un doble trazo, contorno y dintorno impresionista, de un paisaje existencial como no ha vuelto a crearse. 

<>

<>

Esta no es una biografía de Mina, sino una exaltación de su inmensa calidad de artista.

<>

Michelle – de Paul Mc Cartney

<>

La voz de Italia cumplió ochenta y un años en este 2021 que paso a paso se extingue, pero su arte, acaso alimentado por las pasmosas manzanas de Idun, se olvidó de envejecer.

<>

Ma comme faje – canción napolitana – Disco Caramella – 2010

<> <> <>

GUSTAVO PROVITINA, nacido en La Plata, Argentina. Graduado en la Universidad Nacional de La Plata con el film El Sur de Homero, ensayo audiovisual centrado en el universo político y poético de Manzi. Provitina es guionista, director de cine y docente universitario en la UNLP y la Universidad Nacional de las Artes – UNA. Ganador del Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes (2013) en la categoría ‘Ensayo’ por el libro El Cine-Ensayo, y el Ministerio de Cultura de la Nación, en 2015, lo distinguió con una mención especial en el Concurso Federal de Relatos La Historia la ganan los que escriben. En 2017 estrenó La sombra en la ventana en el Cine Gaumont en el Festival de Cine Inusual de Buenos Aires. Recientemente publicó El matiz de la mirada (Curso de Cine Italiano) y en julio de 2021 apareció su último libro Nouvelle Vague, Bajo el signo de Lumière.

<>

El material que publica la revista web www.purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis pertenece al Colectivo Editorial Crisis Asociación Civil. Los contenidos pueden reproducirse, sin edición ni modificación, y citando la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.