EL ESCÁNDALO DE CHUBUT

Desahogo sexual doloso” sostuvo el Fiscal Fernando Rivarola para describir la violación a una niña de 16 años por 6 varones. Rápidamente el Ministerio Público Fiscal de la Provincia del Chubut emitió un comunicado de prensa para justificar “la frase”, como la calificó, y sostuvo que fue sacada de contexto.

¿Cuál es ese contexto? Una audiencia en un proceso penal donde todos los varones -juez, fiscal y defensor- alardean de “conocer el derecho”.

Desahogo sexual doloso” no es una expresión del Código Penal ni de ninguna ley. Es una expresión que contienen todos los manuales de derecho penal y que sus autores, varones, docentes universitarios, repiten hace mas de un siglo y reeditan una y otra vez.

Expresiones tales como “la encontró engañándolo” como ejemplo de “emoción violenta” que ‘justificó’, y algunos aún justifican, el homicidio de la mujer en manos del varón, que recién en diciembre de 2012 se nombra correctamente: “femicidio”. Aún se nos condena con prisión o la muerte si decidimos sobre nuestros cuerpos. Y estamos en 2020.

Pero además esta “frase” se pronuncia en Chubut, una de las provincias más jóvenes, despobladas y ricas del país;

-donde el extractivismo de los recursos naturales, y de las personas, es el modelo político y económico; -donde la precariedad de los vínculos reforzada en la competencia deshumanizada es reflejo del individualismo capitalista;

-provincia en la que su policía y poder judicial es el origen de la condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra Argentina por la detención arbitraria, tortura y desaparición forzada en democracia de un joven en 2003 “TORRES MILLACURA”;

-Chubut, donde se produjo la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado; del genocidio de los pueblos originarios; de la apropiación de sus tierras en manos extranjeras; de autoridades que se jactan de tener una ciudad “de las mil putas” (ver http://www.lavaca.org/mu/mu-59-mil-putas/)

-Provincia donde jamás una mujer ocupó ninguno de los máximos cargos de ninguno de sus poderes. Tampoco ninguna mujer ocupa los máximos cargos de las empresas petroleras, mineras, marítimas e industrias que se apropian de los minerales, el agua, la fauna.

Pero son las mujeres, en Chubut, las que sostienen -a pesar de los salarios atrasados- con la vida, la educación pública, sus hospitales y la mayoría de los hogares. Allí murieron las maestras, allí renunciaron ahora los directores de los hospitales, allí hay que reiterar una y otra vez ‘no a las mineras’, como antes fue ‘no al depósito de residuos nucleares.

Ahí el Fiscal Fernando Rivarola se anima a pronunciar tal “frase” porque se sabe parte de un modelo económico, político y judicial que lo protege.

———————————————————————————–

Pero BASTA.

BASTA de sostener las estructuras elementales de la violencia contra las mujeres y disidencias, que estructuran el sistema patriarcal.

BASTA de mantener un contrato social del que nunca formamos parte. Es hora de construir un nuevo orden en el que todas las voces y cuerpos seamos protagonistas; en el que sea delito que unos pocos posean lo que corresponde a muchos; en el que se destierre la justicia machista, sexista, de privilegios de los varones que deciden cuándo, cómo y por qué las mujeres y disidencias podemos ser violadas, golpeadas, asesinadas.

————————————————————————–

Dra Verónica Heredia.

ENCUENTRO DE PROFESIONALES CONTRA LA TORTURA EPCT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.